Con el objetivo de construir espacios de  análisis y reflexión sobre la realidad del sistema público de salud en México, con el objetivo de atender las deficiencias estructurales de uno de los sectores más importantes para la vida de los mexicanos, se presenta la siguiente propuesta para llevar a cabo un magno proyecto que integre las reflexiones de médicos, personal hospitalario y especialistas del sector, a lo  largo de 32 foros estatales que culminarán en un Foro Nacional en el Senado de la República, de cual se buscará surjan directrices para el nuevo diseño de una política a la altura de las necesidades del país y de los retos que tiene frente a sí el nuevo Gobierno, que encabeza el Lic. Andrés Manuel López Obrador.

El pasado proceso electoral trajo de manera contundente el triunfo de una visión social que implica, en forma irrenunciable, solidificar la función del Estado en los sectores de impacto directo a la población. Es por ello que para dar marco a la gestión de la administración entrante y para tener un diagnóstico proveniente de los distintos actores del sector, se han concebido estos foros. Es un momento adecuado para diagnósticos objetivos y replanteamientos sistémicos, por ello el ánimo que priva en este momento del país debe concretarse en cajones específicos de discusión y propuestas que permitan usar este impulso de cambio para rebasar las viejas inercias fundadas en los intereses y en las visiones centralistas que, en su concentración y descentralización, privilegiaron pequeños negocios al amparo del dinero público y de la necesidad del pueblo.

Es preciso entender que la tradición mexicana, por definición, oculta en estadísticas confusas realidades evidentes y se desconecta así el proceso evaluatorio de las medidas correctivas. Por ello, este esfuerzo pretende llamar con claridad las cosas y evaluar de manera eficaz, tanto los esfuerzos adecuados, como las inercias institucionales incorrectas; y desde luego, corregir el marco normativo que impide el adecuado desarrollo del sector salud.

Es indispensable concretar el viejo sueño de un sistema único de salud que amplíe la capacidad de atención real (fortaleciendo de manera contundente los servicios de primer contacto) y eficiente los recursos presupuestales, materiales y humanos con los que se cuentan, para dar vigencia al derecho humano de la salud en el Estado Mexicano.

En términos gruesos, la inversión actual en el sector salud alcanza el 2.9% del PIB, mientras que la OCDE recomienda el 8%. Sin embargo, la sola reorientación del presupuesto puede generar mayores niveles de ineficacia y corrupción si no parte de un diagnóstico casuístico adecuado que permita con exactitud entender el comportamiento de los padecimientos y comprender eficazmente que la inversión en profilaxis reduce de manera dramática el costo en curación o en intervenciones en segundo nivel.